Esta historia surgió poco a poco cuando escribía la historia de Marco y Erick. Mientras avanzaba en aquella historia, surgían situaciones o recuerdos en los que aparecía Tomy, y cada vez fue más y más difícil colocar esas escenas dentro de la otra historia.
Una de las opciones era eliminar muchas de esas escenas que ya tenía escritas, pero me negaba a hacerlo porque me gustaban mucho. Además mi sabia amiga Gaby me dijo una vez que los adictos a las novelas románticas como nosotros, apreciamos aunque sea dos páginas de nuestras historias favoritas, así que decidí conservarlas.

Comments are closed.